¿Pedro el Breve?

 

MIGUEL ÁNGEL FERRER

 

 

Vaya por delante que me alegro de que se produjese una Moción de Censura, y, más aún, de que esta prosperase. Pero tengo que reconocer que ha sido una sorpresa para mí que Pedro Sánchez, al que supuse sumido en un nirvana, reaccionase de la forma que lo hizo, demostrando que no era un cadáver político, y que, como en la canción de Peret: “No estaba muerto”.

En cuanto a las reacciones adversas al resultado de la moción, en general les diría que, si el nuevo Presidente no les representa,  a muchos no nos ha representado el Sr. Rajoy, ya que una cosa es que nos guste, o compartamos sus ideas, y otra bien distinta el que legalmente nos represente. Por eso, y porque el leer no produce impotencia, como afirma la leyenda urbana, les recomendaría a los que así se expresan que leyesen la Constitución Española, que tanto aman, y, si les resulta muy fatigoso leerla toda entera, que vayan directamente al Título 5, artículos 113 y 114.

Al que dice que a él le hubiese gustado votar, le diría que a mí me haría mucha ilusión ganar el Roland Garros, pero que no reúno las condiciones para hacerlo. Curiosamente, cuando dijo esa misma frase un futbolista catalán, refiriéndose al “proces”, faltó poco para que le inmolasen en la hoguera en una plaza pública.

El vaticino general es que a D. Pedro Sánchez no le dará tiempo de llevar sus zapatillas a la Moncloa. Tiene  todos, o casi todos, los factores en contra. En principio, resulta probable que así sea, ya que muchos de los votos afirmativos que recibió no eran en realidad para él, eran contrarios al anterior Presidente. Pero, dado que las condiciones legales para que sea admitida una moción es que  se vote sí al candidato que la presenta, dichos partidos no tuvieron más opción, que votar al citado Sr. Sánchez para que prosperase.

¿Está condenado el nuevo Gobierno a un mandato efímero? Pues, en mi opinión, dependerá mucho de los tiempos que marque, de su acertada, o no, estrategia política, y de cómo administre la información  sobre sus posibles logros y avances.

La cadena pública de televisión es, actualmente, el órgano informativo del PP, y, a pesar del descredito en el cual ha caído, es aún uno de los medios más utilizados para recibir información. No es cuestión  que se convierta en telePSOE, sino en el organismo creíble del tiempo del Sr. Zapatero para enviar el mensaje claro de que todos los políticos no son iguales.

Por otra parte, hay una serie de medidas que se aprobaron por las Cortes con amplia mayoría, y casi general consenso, y que el Gobierno del PP bloqueó   con la inestimable colaboración de C’s. Entre las más consensuadas figuran la abolición de la Ley Mordaza, la Reforma Laboral que ha llevado a la juventud a una situación de precariedad y de carecer de futuro, y, por supuesto, la ominosa Ley Wert.

Seguramente, las leyes que no promueva dejarán un regusto amargo en muchos, pero siempre le queda el recurso de apelar al tiempo que queda de legislatura, y al escaso número de apoyos reales que tiene en el Parlamento

Bien cocinados, estos elementos podrían evitar que los libros de historia le conociesen, según el vaticinio de muchos, como Pedro El Breve, pasando a Pedro el Deseado.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.