EL GOBIERNO DE P. SÁNCHEZ: 40 DIAS DESPUÉS

ANTONI TARABINI

 

No han transcurrido todavía los cien días de cortesía parlamentaria y ya, unos más que otros, ponen a parir al gobierno de coalición socialistas y podemitas surgido de las elecciones del 10 N. Por tal razón desde la Fundacio Gadeso, Quaderns Gadeso 389, decidimos adelantar una encuesta que reflejase los múltiples problemas vivos y coleando que afectan  al quehacer y a la convivencia de la ciudadanía; y a su vez conocer la opinión y valoración del gobierno en su todavía breve gobernanza.

 Dividimos la muestra en tres segmentos significativos y relevantes de la población: jóvenes incluidos entre 18-30 años, clases medias entre 31-60 años, personas mayores de 60 años. La juventud, las personas de entre 18 y 30 años, es el futuro, pero a la vez también es uno de los colectivos más  vulnerables a las oscilaciones del mercado laboral, la inestabilidad laboral y la precariedad del trabajo, unos salarios realmente bajos y una evidente falta de expectativas; junto con un precio de los alquileres totalmente fuera de su alcance, hacen imposible para la mayoría de estas personas el sueño de la emancipación, obligándolos a vivir hasta casi los treinta años con los padres, lo que les impide desarrollar un proyecto de vida.

Las clases medias fueron víctimas propiciatorias de la crisis. Ningún estado moderno que aspire a tener una economía y un modelo productivo que generen crecimiento, riqueza y empleo de calidad y estable puede obviar las demandas de las clases medias. Y que estas decrezcan no puede ser más que la peor noticia posible. Colectivos de la clase media/baja corren grave riesgo de exclusión social. Sus demandas constituyen, por sí mismas, el cuerpo central de las necesidades reales de cualquier país y son un fiel reflejo de los problemas de los problemas que sufre la sociedad.

 La población mayor de 60 años constituye un grupo poblacional relevante cuyas demandas se deben tomar en consideración urgentemente. Después de toda una vida de trabajo y de contribución al erario público, es hora de que se les reconozcan sus derechos, empezando por unas pensiones dignas que les permitan vivir la última etapa de sus vidas con la dignidad y la calidad que se merecen.

La valoración del gobierno es un aprobado, (5,5/10); la población más joven 5,6/10, las denominadas clases medias 5,5/10, y los mayores de 6O años  5,4/10. Como es lógico a escasos días de gobernar un  20% “no tiene todavía una opinión formada esperando acontecimientos”. De momento se ha visualizado el aumento de Salario Mínimo interprofesional y algunas otras medidas significativas. Pero dada la falta de mayoría parlamentaria  el gobierno tendrá que negociar política (parlamento) y socialmente (Patronal y Sindicatos) reformas básicas como la abolición de los puntos más conflictivos de la Reforma Laboral. Las pensiones serán otro campo de batalla en el seno del Pacto de Toledo, léase como financiar unas pensiones dignas .Otra asignatura pendiente es una financiación justa de nuestra Comunidad, para poder hacer frente a una igualdad real de acceso a los servicios públicos de calidad (educación, sanidad, servicios sociales…)…. La demanda de vivienda pública, especialmente en régimen de alquiler, es prioritaria; sabiendo que en gran manera depende de nuestras instituciones autonómicas y municipales.

Es relevante la demanda de una estabilidad política que facilite las imprescindibles reformas de calado político y socioeconómico.  La tarea no es fácil. Sólo será posible si las diversas fuerzas políticas en el poder y en la oposición son capaces de escuchar, debatir, negociar, acordar, pactar…. aunque sean acuerdos básicos de mínimos. En este “campo de juego” el próximo reto será el Presupuesto del Estado, que deberá negociarse y pactarse con distintas fuerzas políticas presentes en el Parlamento Español.

Una vez transcurridos los 100 días de gobierno, faltan todavía casi la mitad, surgirán mil y una encuestas probablemente más relevantes en sus valoraciones. Sin olvidar los próximos retos electorales, que sin duda repercutirán a escala nacional. En Galicia el popular Alberto Nuñez Feijoo se juega la mayoría absoluta; y en el País Vasco el éxito/fracaso de la coalición PP/Cs liderada por Carlos Iturgaiz decantado sin complejos  a la derecha pura y dura. Queda pendiente el problema político catalán: Mesa haberla hayla, pero de momento los comensales no coinciden ni tan siquiera en el menú. Motivos para el optimismo no tengo, pero no podemos seguir instalados en un diálogo de besugos. Mi escepticismo me permite todavía confiar en el seny català.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.