De qué hablar

 

Judes Moreno

Al reemprender el contacto con los lectores no pienso hablar de las Reinas, ni de Puigdemont, ni de la Cifuentes…sino de los sentidos.

De la mirada que nos comunica con todo lo que nos rodea: personas, naturaleza, cosas y objetos, y también avatares y acontecimientos. ¿Cómo miro mi entorno, de qué me asombro, dónde pongo mi interés, mi atención? ¿Mi mirada es aterciopelada, inquisidora, superficial, exhaustiva, comprometida, altanera, acogedora…? ¿Miro desde el corazón o a través de mis gafas y prejuicios?

Del oído que capta muchos ruidos, con interferencias, y que muchas veces me impiden escuchar a los demás, al otro que comparte la misma escena que yo, pero desde su sitio y con distintos intereses de los míos. ¿Sólo oigo rumores y algarabías sin personalizarlos ni ponerles rostro? ¿Soy consciente de lo que escucho?

Del tacto, con el que nos abrazamos, nos rozamos, nos empujamos. También tropezamos y nos damos la mano para levantarnos, auparnos. “Hay que tener mucho tacto” en la vida y en las relaciones con los demás. ¿Nos dejamos acariciar por la brisa, el viento, el agua…? ¿Soy capaz de tocar a un “intocable”, a ese mendigo con quien me cruzo a diario?

Del olfato. Esto me huele a Chanel, a chamusquina, a podredumbre, a “gato encerrado”. Por ahí no paso porque huele mal. Hay que tener buen olfato en los negocios y no perder la ocasión. Hay que tener narices para hacer esto o aquello.

Del gusto. Que buen gusto (o mal gusto) tiene la gente. Hay cosas que te dejan un buen sabor. Que dis-gusto me han dado. Me encuentro muy a gusto. “Sarna con gusto, no pica”. El gusto es mío, tanto gusto (cuando nos saludamos y nos damos las manos).

Los sentidos son los instrumentos de captación y comunicación con el entorno donde vivimos. Son complementarios entre ellos para poder relacionarnos con nosotros mismos, con los demás y con el ámbito dónde nos encontramos, nuestro universo personal y social.

Sí, amigos. No me he olvidado del SENTIDO COMÚN. ¿Es común porque lo tienen todos o porque nos COMUNIZA? Porque nos HUMANIZA, nos hace humanos, personas. ¡Brindemos por los seis sentidos!

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.