CUARESMA EN CLAVE ELECTORAL

JUDES MORENO

 

 

Escribo estas líneas el miércoles de ceniza. Ya se ha publicado en el BOE la disolución de las Cortes y se han convocado las elecciones generales. Empieza la Cuaresma y la precampaña electoral. ¿Qué más se puede pedir?

El Evangelio de hoy nos habla a los católicos de la limosna, de la oración y del ayuno; también el Evangelio va dirigido a todos nuestros hermanos cristianos.

¿Y para la totalidad de la ciudadanía? ¿Qué limosna, qué oración, qué ayuno? Hagamos algunas consideraciones para todos:

Limosna. Hay personas en paro, las hay desahuciadas, enfermos en lista de espera, niños y mayores que pasan hambre, ancianos abandonados, jóvenes que emigran buscando trabajo, personas con necesidades especiales desatendidas, pensiones de miseria, trabajos temporales mal pagados, explotación laboral, niños sin una escolarización eficaz, jóvenes sin preparación laboral o técnica adecuada, etc. Se puede añadir mucho más.

Oración. No hay diálogo entre el Gobierno-Oposición, Patronal-Sindicatos, Capital-Trabajo, entre vecinos, entre familias, entre generaciones, etc. Puede seguir añadiendo.

Ayuno. Estamos hartos de corrupción, de que nos tomen el pelo, de que nos ninguneen, de que nos exploten, de que nos digan mentiras, de que nos manipulen, de promesas incumplidas, de egoísmo, de cinismo, de violencias y de extorsiones, de lobos con piel de cordero, etc. Continúe la lista.

Si nos pusiéramos de acuerdo en combatir todos estos males…sí que gozaríamos de una feliz PASCUA, mientras tanto seguiremos haciéndonos democráticamente la pascua.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.