PULSO ENTRE EL PSOE Y PODEMOS POR EL FUTURO GOBIERNO: PROGRAMA, MINISTROS O INDEPENDIENTES

BEATRIZ ASUAR

Público

 

Los dirigentes socialistas insisten en gobernar en solitario mientras que Unidas Podemos exige formar un gobierno de coalición y amaga con no apoyar una investidura si esto no se cumple. Iglesias cree que el PSOE puede pactar con Cs y no se verá con Sánchez hasta que la formación valore "los resultados" de las reuniones con Casado y Rivera.

PSOE y Unidas Podemos mantienen un cruce de intenciones sobre la formación del futuro gobierno desde el pasado domingo. Altos cargos socialistas han dejado claro que la intención de Pedro Sánchez es gobernar en solitario aunque abren las puertas a independientes. Unidas Podemos asegura que no marca "líneas rojas" pero sí insiste en que no le darán el apoyo gratis y que deben tener presencia en el Gobierno. Un pulso por la fórmula del futuro Ejecutivo que se alargará hasta junio; ambos equipos quieren aguantar lo máximo posible sin moverse de estas posiciones iniciales. 

Las dos formaciones pasan por uno de los mejores momentos tras las negociaciones por el pacto presupuestario. Sin embargo, la tensión entre ambas crece con el paso de los días. Pedro Sánchez ha citado a los tres principales políticos para la semana que viene e Iglesias es el último. En Podemos no ha sentado muy bien que Sánchez se reúna con "las derechas" antes que con ellos y ahora fuentes de la dirección del partido morado confirman a Público que Iglesias no se verá con Sánchez hasta "evaluar los resultados" de las reuniones con Casado y Rivera. Así, previsiblemente, se retrasará este encuentro ya que Sánchez y Rivera se reúnen el martes a las 11.00 horas y la cita con Iglesias está programada para este mismo día a las 17.00.

Este malestar también lo ha mostrado Iglesias ante la prensa durante la manifestación del 1 de mayo. Además, ha vuelto a insistir en que desde su formación sólo se plantean formar una coalición con el PSOE y que tienen la mano tendida para negociar "un programa de gobierno progresista". La intención de la coalición es formar un equipo mixto en el que sus dirigentes tengan representación en todas las áreas del Ejecutivo. El líder de Podemos también considera que este gobierno de coalición es necesario para garantizar "estabilidad": "Si no hay gobierno de coalición no hay gobierno estable porque el PSOE tiene menos diputados que las tres derechas. Sólo si nos ponemos de acuerdo podremos formar una mayoría parlamentaria".

De hecho, Iglesias pone como ejemplo la Comunidad Valenciana donde han gobernado PSOE, Compromís y Podemos y Ximo Puig ya ha mostrado su intención de repetir este pacto de coalición.

Por ahora nadie de Unidas Podemos pide determinados ministerios o pone nombres definitivos sobre la mesa. La negociación será sin líneas rojas, pero desde el partido quieren garantizar que tienen control en el Ejecutivo para que no ocurra como con el pacto presupuestario en el que Sánchez e Iglesias firmaron muchas medidas que después el Gobierno socialista no cumplió. Por esto mismo una de las posibilidades sería no liderar ningún ministerio pero sí tener presencia en todas las carteras. 

El PSOE y la baza de Ciudadanos

Pocos minutos antes de las declaraciones de Iglesias el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, reiteraba que el objetivo de Sánchez es gobernar en solitario llegando a acuerdos "con diferentes actores en cada caso". Sí reconoce a Unidas Podemos como la primera opción para alcanzar "acuerdos programáticos" debido a la experiencia pasada de colaboración y a que ambos partidos comparten “una sensibilidad respecto a la superación de desigualdades”. Más lejana ven la posibilidad de entenderse con Ciudadanos pero aseguran que esto no significa que vayan a descartar las conversaciones o formar el gobierno de coalición que pide Unidas Podemos.

El PSOE apela a la “geometría variable” para explicar sus intenciones de llegar a pactos distintos con varias fuerzas políticas para que salga adelante la investidura, como explican que han hecho desde la moción de censura. Aunque esta experiencia ya demostró la inestabilidad política que suponía cuando el Congreso rechazó los Presupuestos de 2019 después de que fracasaran las negociaciones con los partidos catalanes.

Y, aunque los socialistas tienen esta experiencia en su contra, mantienen la baza de Ciudadanos con los poderes económicos pidiéndoles que elijan esta opción. Podemos tendría muy difícil explicar a su electorado que no apoya la investidura de Sánchez si no llegan a un acuerdo de gobierno y el líder socialista puede recurrir a Ciudadanos para conseguir apoyos como única fórmula para sacar adelante la legislatura. 

Las negociaciones no tomarán forma hasta que pasen las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo. Antes sí se tendrá que pasar por la negociación para formar la Mesa del Congreso que, según el PSOE, ya darán “algo de orientación” sobre cómo puede discurrir después el diálogo.

 

 

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.