PSOE Y PODEMOS JUEGAN AL RATÓN Y EL GATO; PP Y CS VAN A MUERTE

ENRIC JULIANA

La Vanguardia

 

 

Segunda vuelta el 26 de mayo. El paréntesis festivo de esta semana –puente largo en Madrid, que hoy celebra la festividad del 2 de Mayo– dibuja una sutil línea de separación entre dos campañas electorales. Todo lo que se diga estos días sigue siendo campaña. Todas las tomas de posición sobre la investidura de Pedro Sánchez forman parte del combate político de los comicios municipales, autonómicos (en 12 comunidades) y europeos que van a tener lugar a finales de mes. Oficialmente, esa campaña empieza el jueves día 9 a medianoche.

 

Es una situación inédita. La celebración de elecciones generales, locales y europeas en el lapso de un mes liberará tiempo para que los gobernantes salidos de las urnas puedan tomar decisiones estratégicas con una verdadera autopista por delante. Cuatro años limpios. A partir de junio, España dispondrá prácticamente de cuatro años sin elecciones de carácter general en el horizonte. Mientras tanto, todo es campaña.

 

El PSOE dice que quiere gobernar solo, con las manos libres: mensaje para enfatizar su posición central en la escena española después de la victoria del pasado domingo. No hay prisa, dicen en la Moncloa. No hay prisa, repiten en Ferraz. Los socialistas quieren hablar muy poco de la investidura, para no ver comprometida su campaña del 26 de mayo. El PSOE necesita seguir atrayendo electores que hace cuatro años se interesaron por Podemos, sin desdeñar el centro; ese centro que ahora vuelve a tener muchos pretendientes.

 

Hace hoy una semana, veinticuatro horas antes de finalizar la campaña de las generales, con algunos trackings algo inquietantes en la Moncloa (entre el jueves y el viernes, el PSOE aparecía entre el 26% y el 28% en diversas proyecciones), Sánchez abrió la puerta a un posible gobierno de coalición con Podemos. Necesitaba recolectar más “voto útil”. Con el 30% consolidado y con 123 diputados en el zurrón, ahora las cosas se ven de otra manera. El PSOE necesita tiempo y ambigüedad, disciplina que siempre ha cultivado con esmero. No le interesa dar un fuerte portazo a Podemos, pero tampoco entregar a la derecha una campaña municipal basada en la movilización contra un inminente Frente Popular. El Partido Socialista afrontará las próximas semanas con la bandera del europeísmo y el discurso de la centralidad.

 

A Podemos sí le interesa hablar de la investidura y lo está haciendo a diario. La exigencia de un gobierno de izquierdas será el vector de su campaña del 26 de mayo. Participación en el gobierno central. Participación en los gobiernos de las autonomías en las que la izquierda sea mayoritaria, en vez de quedar voluntariamente al margen, como ocurrió hace cuatro años en Aragón, Baleares, Asturias, Navarra, Extremadura y la Comunidad Valenciana, con la única excepción de Castilla-La Mancha.

 

Pablo Iglesias anunció ayer en un artículo en el diario El País que su exigencia de gobierno de coalición será firme, una “roca”. Ese anuncio expresa una posición de fondo, pero también forma parte de la campaña municipal. Iglesias necesita mantener alto el tono vital de su partido ante unas elecciones locales que se le presentan difíciles en Madrid como consecuencia del distanciamiento de la alcaldesaManuela Carmena y la escisión de Íñigo Errejón. Carmena y Errejón concurren al margen de Unidas Podemos en una candidatura municipal y autonómica titulada Más Madrid. Después de haber salvado a Podemos del desastre, Iglesias no puede relajarse y ha decidido sentarse encima de una roca.

 

Más campaña. El vertiginoso giro al centro de Pablo Casado después de la debacle del domingo. Hoy hace una semana, como decíamos, Sánchez abría la puerta a un gobierno de coalición con Podemos y hoy silba. (Silba el himno de Europa a los complacidos oídos de Bruselas, donde ha gustado el resultado electoral español). Hoy hace una semana, Casado ofrecía a Vox la entrada en un gobierno de coalición de las tres derechas, y ya se ha arrepentido de ello. Después de cortar la cabeza a su director de campaña, Javier Maroto, que se ha quedado sin su escaño por Álava, Casado pone ahora distancia con Vox, al que ya califica de “extrema derecha”. Le ha costado admitirlo. Los centristas de toda la vida están perplejos ante la velocidad con la que Casado toma las curvas, como escribe hoy Fernando Ónega en La Vanguardia .

 

Más campaña. Albert Rivera, vestido con chupa de cuero, dice que no piensa aceptar órdenes de la patronal y de la banca, después de haber escuchado al nuevo presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, y al consejero delegado del Banco de Santander, José Antonio Álvarez, aconsejar una coalición PSOE-Ciudadanos. Rivera no quiere aparecer ahora como un auxiliar de los socialistas. Viendo venir las presiones, la misma noche electoral el líder de Ciudadanos ya se autoproclamó líder de la oposición.

 

Después de haber superado al PP en Madrid el pasado domingo, Ciudadanos aspira a conquistar la alcaldía de la capital de España y la presidencia de la comunidad, para dejar herido de muerte al Partido Popular. Una competición agónica entre Ciudadanos y el PP puede complicar mucho los pactos municipales. Los resultados en Madrid acabarán de definir la nueva correlación de fuerzas en España.

 

Prosigue también la campaña de Vox. Pasan de cero a 24 diputados, han dejado medio noqueado al PP, pero les sabe a poco y ahora temen la desmovilización. Ayer exigieron un recuento general de todas las papeletas, lanzando la patraña de un supuesto “fraude” electoral, sin atreverse a utilizar este término. Teoría de la conspiración: el maná preferido en las redes. Victimismo y fake news. Con todos ustedes, la sección española de la Internacional Trumpista.

 

Elecciones generales y locales en un mes. Hace ahora cuarenta años, las primeras elecciones municipales democráticas (9 de abril de 1979) tuvieron lugar inmediatamente después de la segundas elecciones generales (1 de marzo). Marzo lo ganó Adolfo Suárez. Abril, en cambio, lo ganó Felipe González.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.