NO, EL PP NO QUIERE DAR PAPELES A INMIGRANTES ILEGALES A CAMBIO DE SUS HIJOS

BORJA RODRIGO

El Confidencial

 

 

La formación ha enrevesado una medida que abogados especializados en inmigración tildan de "supuestos de laboratorio" porque siempre prima el interés del menor

El titular es del 10 de marzo: "Blindaje a las 'sin papeles' que den hijos en adopción". Apareció en 'El Mundo' y explicaba una medida comprendida en las propuestas del Partido Popular para fomentar la natalidad. Pero fue este miércoles cuando la noticia corrió como un reguero de pólvora en las redes sociales, llegando a asegurar en algunos extremos que el Partido Popular incluso 'regalaría' papeles a las mujeres inmigrantes embarazadas en situación irregular que se comprometieran a dar a sus hijos en adopción.

La formación conservadora ha salido al paso, tarde y en twitter, explicando que "lo que es una barbaridad es utilizar los datos que hay que facilitar en un proceso de entrega en adopción como excusa para tramitar el expediente de expulsión de esa mujer". Ha buscado así desmentir titulares que afirmaban que "dar un hijo en adopción es una causa para evitar la expulsión inmediata de una mujer". ¿Es cierto esto? A medias tintas, como la mayoría de veces.

 

¿En qué consiste la propuesta? Se trata de ampliar un protocolo que ya existe en la Comunidad de Madrid contra el abandono de menores desde 2010 y que busca que las mujeres en situación irregular que quieran dar en adopción a sus hijos se sientan "protegidas". Fuentes de la Consejería de Política Social madrileña explican que mediante este protocolo se busca "proteger" a las mujeres que inicien un proceso para dar a su hijo en adopción y evitar que puedan ser expulsadas si son denunciadas por su situación irregular.

 

Sin embargo, interpretando el protocolo, lo que plantean los populares supone que en el caso de que se descubra su situación irregular en, por ejemplo una redada, se prolongue su estancia en España hasta que se complete la entrega del niño si ha iniciado un proceso de adopción. Después, sí podrá ser repatriada a su país. Sin embargo, abogados especializados hablan de "supuestos de laboratorio con estos extremos" porque es muy difícil que una mujer embarazada sea expulsada, ya que en la ley española siempre prima el interés del menor. Además, a partir de las 28 semanas de gestación una mujer no puede subir a un avión, lo que impide su expulsión.

 

El protocolo incluye a las mujeres que decidan dar a su hijo en adopción en varios supuestos: cuando han dado a luz, en cualquier momento de la gestación si inician los trámites y aquellas que ya hayan tenido un hijo y quieran darlo en adopción. Como dato, añaden las mismas fuentes, desde que entró en funcionamiento el protocolo en la Comunidad, alrededor de 300 mujeres han dado en adopción a sus hijos, sin saber si han sido españolas o inmigrantes, ya que cuando una mujer da a su hijo en adopción "se mantiene su anonimato".

 

"Los protocolos que tenemos en la Comunidad no son para dar papeles a las mujeres a cambio de que den en adopción a sus hijos", añaden, tratando de aclarar este malentendido y desmentir que dando a un niño en adopción "eviten ser expulsadas de España", sino que ocurre algo que ya es protocolario en nuestro país: asegurar el anonimato de la mujer que da en adopción a su hijo. Sin embargo, al PP nacional le ha fallado la comunicación, ya que es esta la respuesta que dieron a Newtral cuando trataron de aclarar qué estaban proponiendo.

 

"LLAMATIVO Y PELIGROSO"

Muchas voces especializadas siguen viendo con reservas la propuesta del PP. El protocolo es "llamativo y peligroso", sobre todo de la manera en la que ha sido explicado por el Partido Popular, ya que da a entender -y en parte así lo explica- que lo que se busca es fomentar la natalidad en España a cambio de que las mujeres que den a hijos en adopción sean "blindadas" para no ser expulsadas mientras estén embarazadas y hasta que den en adopción al pequeño, explica Patricia Fernández, abogada especializada en asuntos migratorios, a este diario. Es decir, en ningún caso podría ser expulsada mientras esté acogida al proceso. Pero no podría acogerse al mismo si es detenida estando embarazada y no ha iniciado los trámites, añade.

 

POR QUÉ LA ÚNICA SOLUCIÓN QUE TIENE ESPAÑA AL DRAMA DE LA NATALIDAD ES LA INMIGRACIÓN

La caída de los niveles de fecundidad generan un círculo vicioso, ya que cada vez hay menos mujeres en edad fértil que, a su vez, tienen menos hijos. La inmigración se presenta como la única solución

Sin embargo, "la ley ya prevé que las mujeres embarazadas que den a la luz no puedan ser expulsadas, porque lo que prima es el interés del menor". Sin embargo, esta abogada no entiende de dónde parte el protocolo, porque en cuanto una mujer tiene un hijo en España, prácticamente nunca se la deporta, "es complicadísimo".

Pero estos protocolos tienen sus riesgos, porque se abre la puerta a que las "adopciones se produzcan condicionadas a que una mujer no sea expulsada", ya que no conocen la ley, o "la explotación de mujeres con el fin de parir hijos". "Es una barbaridad condicionar la estancia de una mujer en España a que nos den sus hijos con el objetivo de fomentar la natalidad", añade Fernández.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.