Las dos derechas

Enric Juliana

La métrica pública indica que Ciudadanos todavía no ha atrapado al Partido Popular, pero empieza a reconocer que esa es la tendencia. Sólo dos puntos separan a las dos derechas españolas (la vieja y la nueva) según el último sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas, dado a conocer ayer. La métrica privada señala, por el contrario, que el sorpasso naranja ya se ha producido y se consolida. Casi todos los sondeos efectuados en las últimas semanas por empresas privadas sitúan a Ciudadanos en primer lugar, o empatado con el PP.

El abogado del diablo dice que la cocina del CIS de abril trata con mucho cariño al partido gubernamental y también al PSOE, pese al retroceso de este partido al tercer puesto. (Algunos sondeos privados ubican en estos momentos al Partido Socialista por debajo del 20%, casi empatado con Podemos). Aún resuenan en Madrid unas significativas declaraciones de Pedro Sánchez en una reciente entrevista con el diario El Mundo: “El PP no está tan mal, se le subestima como al PSOE”.

Un CIS cariñoso. Se evitaría así agrandar la percepción de crisis del viejo bipartidismo, tendencia que comenzó a manifestarse en las elecciones europeas de mayo del 2014, cuando PP y PSOE sumaron por primera vez menos de la mitad de los votos.

El sociólogo Narciso Michavila, director de GAD3, la empresa que acertó el resultado de las últimas elecciones catalanas para La Vanguardia, efectuó ayer una proyección de escaños a partir de los datos aportados por el CIS, obteniendo un resultado laberíntico. Ni una alianza de derechas (PP-Ciudadanos), ni un frente de izquierdas (PSOE y Podemos) alcanzaría la mayoría absoluta en el Congreso. Tampoco serviría una coalición de Ciudadanos y socialistas. Los soberanistas catalanes, los nacionalistas vascos y el regionalismo canario volverían a tener una posición determinante. Habría margen para una mayoría de izquierdas con el bloque vasco-catalán. Si ese acuerdo fuese imposible, o resultase bloqueado por la “razón de Estado”, sólo cabría un acuerdo de salvación nacional entre el Partido Popular y el PSOE. Con la asignación de escaños elaborada por Michavila, la actual mayoría presupuestaria (PP, Ciudadanos, PNV y Coalición Canaria) también se quedaría corta.

Básicamente, el sondeo del CIS viene a decir que la partida se mantiene abierta. Lo cual es una buena noticia para el Gobierno, una vez conseguido el apoyo del PNV a los presupuestos del 2018. Quedan dos años de margen, con la prueba de las elecciones municipales, autonómicas (en 13 comunidades) y europeas dentro de doce meses.

La mayoría de los sondeos privados dibujan otro escenario. Una subida muy fuerte de Ciudadanos, un mayor desplome del PP, la tendencia del PSOE a la invisibilidad y una cierta recuperación de Podemos, al calor de las movilizaciones sociales. El abogado del diablo señala que algunas encuestas privadas pueden ser performativas, al presentar como “inevitable” el reemplazo de la vieja derecha por la nueva derecha.

Esa es, exactamente, la batalla narrativa en curso. El PP necesita huir rápidamente del fantasma de UCD, y Ciudadanos sueña con que su victoria pronto parezca irreversible. Serán dos años largos.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.