La ideología (y el populismo) en el independentismo

CARLES CASTRO

La Vanguardia

 

 El grado de populismo es algo mayor entre los votantes independentistas, del PP y CatComú

Son los electores independentistas tan de izquierdas como se proclaman en las encuestas? ¿O, por el contrario, son más derechas de lo que se creen, tal y como afirman sus críticos? Algunos estudios ( ¿O catalanistas o fachas?, de Muñoz, Rico y Liñeira) han detectado que muchos votantes catalanistas asocian “el españolismo con la derecha” y como resultado de esa percepción se autoubican a la izquierda del eje ideológico. Pero el resultado de esa autoubicación arroja magnitudes poco creíbles: los electores de una formación de centro liberal, como JxCat, aparecen en ocasiones más a la izquierda que los de un partido socialdemócrata como el PSC.

Sin embargo, en una situación como la catalana, el cruce entre las apelaciones a la legitimidad democrática y las acusaciones de “populismo” obliga a formularse otra pregunta: ¿Son los electores independentistas más o menos partidarios de las instituciones representativas que los contrarios a la secesión?

El ideario económico del elector soberanista es liberal, aunque el de ERC incluye rasgos socialdemócratas

Si se atiende a la primera cuestión –la filiación ideológica de los votantes–, las encuestas sugieren que en el independentismo conviven posiciones más liberales (en línea con las que imperan entre los electores de Ciudadanos) con otras de barniz socialdemócrata (similares a las del electorado del PSC o los comunes). En la primera categoría se situarían los votantes de JxCat y en la segunda los de Esquerra o la CUP.

Ahora bien, incluso el izquierdismo de los votantes de ERC o la CUP presenta matices que lo distancian de la izquierda clásica. Por ejemplo, los niveles de apoyo a medidas de gobierno para reducir diferencias de ingresos son muy parecidos entre los votantes de CS y JxCat, por un lado, y de ERC y PSC, por otro (o de CatComú y la CUP). Sin embargo, cuando se valora el intervencionismo gubernamental en la economía, el rechazo de los electores de Cs, JxCat y Esquerra alcanza magnitudes similares, muy por encima de las del votante socialista (que están incluso por debajo de las del elector de la CUP). Es decir, aunque con gradaciones distintas, en el votante independentista domina una impronta de liberalismo económico y antitestatalismo que, en la práctica, lo empuja hacia el centro del eje ideológico.

 Posiciones ideológicas

En cuanto al segundo dilema –entre populismo y democracia representativa–, las magnitudes parecen más definitorias. Así, a la pregunta sobre si los diputados deben obedecer ciegamente la voluntad del pueblo, la mitad de los votantes de la CUP o Esquerra y el 42% de los de JxCat o el PP se muestran muy de acuerdo. En cambio, sólo expresan ese mismo respaldo el 24% de los votantes de Cs o el 19% del PSC.

Finalmente, ante la afirmación de que el pueblo y no los políticos debe tomar las decisiones más relevantes, el apoyo más incondicional se da entre los votantes de la CUP, CatComú y ERC. Y aunque desciende entre el electorado de JxCat, el menor porcentaje de respaldo se halla entre los votantes de Cs y, sobre todo, del PSC. De hecho, los niveles de apoyo general a la preeminencia del pueblo sobre las instituciones se sitúan en el 80% entre los votantes de CatComú o ERC y por encima del 70% entre los de la CUP y JxCat. En definitiva, las pulsiones populistas son algo más acentuadas entre los electores independentistas y de los comunes (con algún desliz entre los del PP), y parecen mucho menores entre los votantes de Cs y PSC.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.