EL MONSTRUO YA ESTÁ AQUÍ

PEPA BUENO

 

Algún día nuestros hijos, o nuestros nietos nos preguntarán: ¿Y tú qué hiciste cuando esto ocurrió?  ¿Qué hacías mientras se separaba a niños y bebés de sus padres? ¿Mientras se rechazaba a las personas en la frontera, se dudaba en rescatar a los náufragos en el mar o se pretendía recluirlos en centros de países fallidos o inseguros a la espera de ser clasificados como animales? ¿Tú qué hacías? ¿Tú qué hiciste para combatir al monstruo?. Preguntas similares las hemos hecho todos sobre los horrores del siglo XX y vamos camino de que nos las hagan a nosotros en el siglo XXI.

Tanto tiempo diciendo que viene el monstruo y el monstruo ya está aquí. Y la historia nos ha enseñado que el monstruo es tan voraz que empieza comiéndose a los de fuera y acaba devorando a los de dentro. Donald Trump rectifica en Estados Unidos su política inhumana de separar a los niños de los adultos pero ya hay dos mil niños y bebés separados y en el fondo con este tira y afloja no pretende sino conseguir apoyo legislativo para endurecer aún mas la frontera con México.

En Europa se convoca una  de urgencia este domingo una minicumbre para hablar de inmigración, ¿apremiados por la emergencia humanitaria? Sí, también pero sobre todo apremiados por la amenaza de que caiga el gobierno de Merkel, la lideresa que acogió un millón de refugiados y a la que amenazan ahora sus socios más ultras. Minicumbre de Alemania, Francia, Grecia, España, Malta e Italia. Pero en Italia, el vicepresidente Salvini amenazaba a su vez esta noche en la tele con no acudir a esa cumbre y llamaba "charlatanes" a los presidentes de Francia y España.

El vicepresidente de la Comisión Europea Franz Timmermans dijo ayer que lo ocurrido con el Aquarius ha cambiado en cuestión de horas el debate de la crisis migratoria, recordando su dimensión humana. La decisión española de acoger el Aquarius y el llanto de niños separados de sus familias en la frontera norteamericana han sido efectivamente dos aldabonazos. Ya están todas las cartas sobre la mesa. Nadie dice que sea fácil. Pero llegados hasta aquí, de un lado está el monstruo, y del otro los que dicen que quieren combatirlo. Veremos qué son capaces de pactar.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.