• Avui és notícia

UNA FOTO, UN CADÁVER, 30 AÑOS Y… ¿8.000 MUERTOS?

 

 

SE CUMPLEN 30 AÑOS DE LA PRIMERA MUERTE DE UN MIGRANTE EN PATERA. EL HALLAZGO EN UNA PLAYA DE TARIFA DEL CADÁVER DE UN JOVEN MARROQUÍ, QUE NUNCA PUDO SER IDENTIFICADO, ABRIÓ UN PERIODO DE “TRAGEDIAS CONSTANTES” CON MÁS DE 8.000 DESAPARECIDOS.

30 AÑOS DESPUÉS PONEMOS NOMBRES E HISTORIA A LOS SUPERVIVIENTES DE LA PRIMERA PATERA: MOHAMED, AHMED, ESSADEK Y YOUSSEF

1 de noviembre de 1988. La tragedia del primer naufragio de una patera en España. Murieron ahogadas 18 personas y sólo aparecieron nueve cadáveres. Con ellos empezó la tragedia en el Estrecho. Salieron 23 de Tánger y llegaron cinco a Tarifa. Uno acabó en Holanda. Otro en Francia. Y había dos hermanos. Se jugaron la vida por no pagar 5.000 pesetas de soborno a los funcionarios del Consulado español.

Un recuerdo borroso. Ser testigo de cómo 18 amigos y compañeros de viaje se ahogan en aguas del Estrecho no se olvida. Pero la huella marcada en la memoria sí se difumina. Tres décadas son demasiado tiempo. Mohamed dice que, algunas veces, aún escucha aquellos gritos mientras duerme. Gritos de auxilio. Gritos de angustia. Y después un silencio sepultado por el Mediterráneo. Mohamed sobrevivió. Él sabía nadar. Al igual que otros cuatro jóvenes marroquíes. Sólo ellos consiguieron pisar la otra orilla y acariciar con vida la arena blanca del sur. Fue por poco tiempo. En menos de un día ya estaban de vuelta en Marruecos. Empecemos por el principio. El 1 de noviembre de 1988, víspera del Día de los Difuntos, arribó a España la primera tragedia de la inmigración africana. La primera patera documentada. El primer naufragio con muertos.De Marruecos salieron 23 chicos. A la playa de Los Lances, en Tarifa, sólo llegaron cinco. Y un cadáver cuya estampa, tirado en la orilla, boca arriba, bañado de arena, con los zapatos puestos, ha servido durante 30 años de imagen de un fenómeno migratorio que hoy en día es más fuerte que nunca. Lo que no se había contado hasta ahora es la otra cara de aquel primer naufragio, la de la vida.En el cuartel de Tarifa no quedan nombres ni registro de ellos. Tampoco en los juzgados. Por eso había que ir al sitio de partida, a Tánger. Y, después de cuatro meses de búsqueda a pie de calle y cafetines, Crónica consigue poner nombre a cuatro de los supervivientes: Mohamed Ennaji, Mohamed Essadek y los hermanos Ahmed y Youssef El Idrissi. Mohamed Ennaji vive en el barrio de Beni Makada, en el sureste de Tánger. Su sobrino Abdelkader, taxista, es el que nos pone tras su pista. «Es un superviviente y un valiente. Dos veces más se lanzó al mar después de ver morir a sus amigos. Consiguió llegar a España al tercer intento porque siempre lo cogía la policía y lo devolvía a Marruecos», cuenta el sobrino.

 

LUCAS DE LA CAL. ELMUNDO 1 NOV.2018

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.